- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Untar la fachada con crema de factor 90 y otras alternativas al aire acondicionado

NUESTROS EXPERTOS TE ASESORAN

Estamos en plena ola de calor y las temperaturas son muy altas en todo el país, así que lo único que apetece es encerrarse en casa bajo la protección del aire acondicionado. Si eres de los que todavía no tienen aire acondicionado en su casa, no te preocupes, a continuación nuestros expertos de Idealista te muestran unas alternativas igual de efectivas o incluso más.

Unta la fachada con crema de factor 90. Súbete a un andamio y vierte la crema de manera equitativa por toda la fachada. Así evitarás que se queme y se caliente todavía más. No olvides repetir el proceso cada dos o tres horas, especialmente si tu casa se mete en el agua.

Sal fuera cada quince minutos y abanica tu casa desde la calle. Échale aire con la fuerza de tus muñecas hasta que no puedas más. De esta manera contribuirás a bajar la temperatura de tu vivienda significativamente. No te preocupes si tus vecinos te miran con cara rara o te descalifican, si vives en un edificio les estarás haciendo un favor a ellos también.

Recuerda mojar las paredes cada dos o tres horas para que el piso transpire. Llena cubos de agua en el fregadero y lánzalos directamente contra las paredes de tu casa. Cuanta más agua tires a las paredes mejor transpirará tu vivienda y más bajarán las temperaturas en su interior.

No friegues después de comer para evitar un corte de digestión. Aunque es normal tener la tentación de coger la fregona en plena ola de calor y ponerte a fregar el suelo de tu casa justo después de comer, es importante esperar al menos dos horas para evitar cortes de digestión.

Quita la tarima de la tarima flotante y quédate tú flotando en lo flotante. Nadie sabe qué es lo que hace que flote la tarima flotante, pero si hace que flote seguramente tendrá una composición líquida y por tanto refrescante. Quita la tarima y ponte tú en su lugar. Te sentirás como si estuvieras haciendo el muerto en medio del mar.

Cubre las ventanas con una rodaja de pepinillo. Importante medida si no quieres que los vidrios de tus ventanas sufran daños irreparables. Compra un pepinillo de unos dos metros de diámetro y córtalo en rodajas de dos o tres centímetros. Después simplemente cubre tus ventanas con ellas y enseguida empezarás a notar la casa más fresca.

Elimina las paredes, el techo y cualquier cosa de tu casa que haga que se acumule el calor. Uno de los principales aliados del calor son las paredes, los techos, el suelo y los muebles. Deshazte de todo eso lo antes posible para que la brisa pueda fluir libremente por tu vivienda. Esto es tan efectivo que cuando llegue la noche incluso pasarás frío.