Después de pasar dos meses recorriendo la India buscándose a sí mismo, Ernesto Acuña, un turista español de 37 años, ha tenido que salir huyendo del país nada más encontrarse. “Me vi en un mercado de Nueva Delhi y resulté ser un pesado insoportable”, declaró nada más pasar por la aduana.

Acuña se describe a sí mismo como “un intensito muy cargante que no se callaba ni un segundo”. El turista español se encontró a sí mismo el pasado lunes y desde entonces no ha hecho otra cosa que tratar de perderse. “Me sumergí en esta aventura porque quería saber quién era yo en realidad, lo que nunca sospeché es que pudiera ser tan insufrible”, se sincera.

En estos momentos, Acuña se encuentra en un vuelo en dirección a España, donde tratará de olvidar esta mala experiencia cuanto antes. “He pasado los peores días de mi vida, mi yo auténtico es un auténtico brasas”, lamenta. “Todo el rato hablando de la armonía espiritual y de la felicidad interior”, añade. “Cuando me intenté marchar comenzó a perseguirme por la calle”, explica asustado.

Ahora, a Ernesto Acuña le preocupa que su otro yo venga a España y se encuentre a sí mismo tal y como ha hecho él en la India. “Ya me he cambiado de ropa, pero igual me tengo que cambiar también de ciudad”, asegura.