El fenómeno de la “World War Bot 2020”, la cuenta de Twitter que simula una guerra mundial, y su versión española, la “Guerra Civil Bot 2020”, ha permitido a la generación millennial apropiarse de experiencias de violencia, miseria y sufrimiento vividas a través de las redes sociales. Muchos de estos tuiteros empiezan a sentir ahora los traumas de la posguerra y miran a las nuevas generaciones con cierto desdén, conscientes de que “la falta de vivencias personales traumáticas los convierte en seres caprichosos, débiles y consentidos”.

“Una guerra civil bot tendrías que haber vivido tú”, insiste en decir Abraham Rialto, incapaz de borrar de su memoria los traumas del enfrentamiento bélico que tuvo lugar hace unos días en internet. “No me siento las piernas”, añade incluso, con las extremidades entumecidas por no moverse de la silla del escritorio, pendiente como estuvo de la evolución de la contienda.

“Cuando cayó Tenerife, tu padre estaba en una multimención retuiteando como un valiente”, sentencia “Crazyhyype93”, otro tuitero de La Laguna con su bebé en brazos. “Este niño podrá tener cuenta en Twitter cuando crezca porque mi generación luchó por su conservación. Lo que hemos sufrido, las horas sin dormir pendientes de los retuits y las menciones, no se lo deseo a nadie”, dice. “Fueron días lamentables en los que ni siquiera vimos porno ni jugamos al Fortnite”, añade.

“Hemos sido una generación perdida, castigada por los horrores de la guerra civil bot, y esperamos que los que vengan después de nosotros reconozcan nuestro valor y nuestro mérito”, insiste Rialto. “Yo fui ‘trending topic’, joder”, añade entre lágrimas.

YouTube ya se está llenando de películas españolas sobre la Guerra Civil Bot 2020 grabadas con el móvil en vertical.