La vuelta del buen tiempo ha marcado el fin de un suplicio interminable para Magdalena Alfión, de 34 años, que decidió no hacer cambio de armario el pasado otoño, según ha informado ella misma en una rueda de prensa. “Como veis, ya tengo el cambio de armario hecho… ¡Porque nunca lo hice! (risas) ¡Siempre supe que el tiempo me acabaría dando la razón!”, ha declarado triunfalmente ante los periodistas a los que ha congregado en su dormitorio.

“Sabía que todos estos meses de sacrificio y paciencia tendrían una recompensa”, ha explicado, admitiendo que, si bien no hizo el cambio de armario por pereza, finalmente fue “por principios”. Ha confesado, eso sí, que tuvo momentos de debilidad. “Cuando en enero tenía que subirme cada mañana a una escalera para coger un jersey estuve a punto de rendirme y guardar la ropa de verano… pero siempre supe que este día llegaría”, asegura.

“Tenía dos opciones: malgastar una mañana de sábado guardando la ropa de verano y sacando la ropa de invierno o esperar. Me criticaron mis amigos y familiares. He tenido que aguantar de todo pero ¿quién se ríe ahora? ¿Eh?”, ha dicho.

Alfión también ha mostrado a los periodistas que el ventilador ya está instalado en su comedor porque lleva ahí desde el agosto pasado pese a que apenas ha tenido uso durante los meses de frío. Ahora, se prepara para pasar el verano durmiendo muy abrigada porque empeñarse en no quitar el nórdico puede parecer una tontería ahora pero, en algún momento, se comprobará que es la decisión correcta.