El estreno de la película “Toy Story 4” ha sido un éxito, según confirman hoy fuentes del departamento de marketing de Disney, porque ahora la compañía ya está autorizada a vender tenedores de plástico a 100 euros “estando todo plenamente justificado porque es ‘merchandising’ de la película aunque realmente tenga un coste de fabricación ridículo”. Los responsables del producto reconocen que el estreno es “una excusa que nos legitima a hacerle esto a la gente”.

“Puedes comprar un tenedor de plástico en los chinos, uno exactamente igual que el nuestro, pero como no es el nuestro no es lo mismo. Esta es la maravilla de las historias de Disney, que tiñen de fantasía nuestra realidad cotidiana, sacando magia de donde a priori no había más que un puto tenedor de mierda”, argumenta Rosa Márquez, portavoz de Disney España.

Márquez reconoce que las existencias de tenedores de plástico de Toy Story se están agotando “como pasa siempre” y que ya hay padres que han tenido que empeñar su cubertería de plata para costearlos. Promete, eso sí, que se repondrá muy pronto el stock “porque, insisto, no dejan de ser putos tenedores de plástico que se fabrican en un momento, no tienen complicación alguna, podría hacerlos hasta yo y, como trabajo en Disney, pues serían de Disney. Pero no, tienen que llevar el embalaje y el sello de Disney Estados Unidos aunque en realidad se hacen en Tailandia, creo. O en China, no sé”.

La compañía ya trabaja en el próximo proyecto de la factoría Pixar: las apasionantes aventuras de una mierda pinchada en un palo.