Una mujer de Orbaneja del Castillo ha sido hospitalizada esta mañana en Burgos después de partirse las dos piernas en una clase de yoga intentando hacer la postura de Ciudadanos. “Con la pierna derecha en el centro, ha desplazado la otra hacia el extremo opuesto y, para mantenerse en pie, ha tenido que mover la del centro hacia la derecha también, inclinándose toda ella hasta que el cuerpo, incapaz de soportar la tensión de un movimiento imposible, se ha desplomado”, explica el enfermero que la ha atendido. La caída ha provocado tal estruendo que varios alumnos han salido corriendo de la sala, quedándose solo los fans más acérrimos.

“Vas a clases de yoga para desconectar y es peor, la política se cuela en todas partes”, lamentaba un compañero de clase de la afectada, que sufre agujetas desde que el pasado lunes intentó hacer la postura del lazo amarillo. “Como proyecto no está mal, pero es imposible de ejecutar”, reconoce.

El profesor de yoga insiste en que sus clases no son para todo el mundo. “Que conste que aún no hemos practicado la postura podemita, con una pierna mirando hacia Galapagar y la otra hacia Vallecas. O calientas antes o te partes por la mitad”, explica.

Los expertos alertan también de otra postura muy de moda en el mundo del yoga, la postura sanchista. “No logra sumar apoyos y provoca caídas una tras otra, muchas veces con rotura de felón”, dicen.