Tras leer que estaba hecho con una “espuma técnica con efecto memoria” y asumir que podría absorber sus poderes, Daniel Designio, un adolescente de 15 años, se ha comido un colchón entero, según han informado desde su colegio. “Ahora me adapto a los conocimientos que se pongan encima de mí y no al revés, todos esos datos reposarán para siempre en mi cabeza cómodamente”, ha explicado Designio a algunos compañeros esta mañana al presentarse a un examen de Historia.

“La espuma absorbe todo lo que le eches y ahora yo también. Tengo una alta adaptabilidad al conocimiento con una infinita memoria viscoelástica”, ha repetido a sus amigos, pese a encontrarse horriblemente mal debido, según él, a que su cuerpo estaba acostumbrándose a sus nuevos superpoderes.

“Tengo una mente king size”, habría explicado antes de colapsar y de que se lo tuvieran que llevar para hacerle un lavado de estómago, según han explicado a la prensa los alumnos de su colegio. Algunos le habían visto arrastrar durante los últimos días un enorme colchón de 200×200. “Le daba mordiscos. Mientras los demás estábamos estudiando él iba masticando látex y riéndose”, explica uno de sus compañeros.

A última hora, y tras reconocer que lo que ha hecho es una absoluta estupidez, Daniel ha intentado a la desesperada comerse un televisor inteligente para dejar de ser completamente imbécil.