Escribir una respuesta completamente gilipollas pero que permita el profesor hacer una fotografía que se vuelva viral es una de las mejores maneras de lograr que los correctores sean generosos con las pruebas de acceso a la universidad. “Una carcajada vale más que demostrar que se ha estudiado durante los últimos años porque la risa abre muchas puertas”, admite un corrector de Castilla-La Mancha, la comunidad que inauguró la Selectividad este año.

“Si te hacen reír porque han puesto algo completamente idiota que puedes pasar por Whatsapp y transformar en un meme significa que ese alumno, en la Universidad, podrá seguir usando esa estrategia para aprobar y por lo tanto está preparado para acceder a unos estudios superiores”, dicen los profesores de Bachillerato. Eventualmente, si estos alumnos llegan al mundo laboral, podrán seguir diciendo imbecilidades tronchantes y haciéndose los graciosos hasta llegar a lo más alto de cualquier organización.

Los distitos tribunales encargados de las correcciones han reconocido asimismo que hacer un dibujo hiperrealista de los profesores que vigilan la sala también garantiza el aprobado. “Si el dibujo es muy bueno y merece la pena enmarcarlo, eso vale algo”, suscribe un profesor valenciano.

Como es tradicional, en los exámenes de matemáticas escribir los números de la tarjeta de crédito es una respuesta correcta sea cual sea la pregunta.

Por su parte, el Ministerio de Educación ha querido recordar a todos los alumnos que tienen que estar tranquilos por la Selectividad porque aprobar o suspender no garantiza un trabajo.