Admitiendo que coleccionar pedruscos es una afición de “niños empollones y marginados”, y argumentando que ya no tiene tiene tiempo para estar pendiente de estas cosas, Dios Nuestro Señor ha anunciado su intención de deshacerse de su preciada colección de minerales. “Esto es una mierda que solo coge polvo”, habría dicho el Creador Todopoderoso, el Alfa y el Omega, que además de no ver el interés de su colección considera que ha sido una pérdida de tiempo guardarla durante tanto tiempo y “acumular por acumular”.

El Padre planea conservar únicamente dos o tres gigantes gaseosos porque brillan pero el resto del Universo lo pondrá en Wallapop a un precio de 160 euros, aunque también aceptaría cambiarlo por una guitarra eléctrica.

A última hora, Dios ha valorado partir el planeta Tierra en dos para ver si por dentro brilla.