Los Encants viejos

«Me compré el Santo Grial por 4,99 €»

★★★★★

Cuando dicen que en este mercado hay de todo es que realmente en este mercado hay de todo. Yo fui buscando una radio nueva para el coche, pero nada más entrar un hombre me dijo que tenía reliquias históricas. Enseguida me paré a mirar, y la verdad es que tenía muy buen material. Lo que más me impactó fue el Santo Grial. Me dijo que solo hay uno y que millones de personas lo han buscado desde hace siglos. Me lo vendía por diez euros, pero al final conseguí regatearle hasta los 4,99.

ROBERTO CRUZ


Mar Mediterráneo

«Se han pasado con el punto de sal»

★★

Aprovechando el buen tiempo, decidí llevarme a la parienta y a los críos a Barcelona a pasar una semanita de vacaciones. Había oído hablar del mar Mediterráneo, así que nos fuimos allí a ver qué tal. La verdad es que me decepcionó muchísimo. Llegas a la arena y nadie viene a recibirte ni a decirte dónde sentarte. Luego el agua, por mucho que digan que está caliente, yo la vi fría. Pero sin duda lo peor es el punto de sal, tuve que vaciar la botella de agua de los niños en la orilla para poder meterme porque con tanta concentración de sal me picaban los ojos.

FEDERICO CASTILLO


Messi

«Inaccesible»

★★

Lees en la prensa que Messi es lo mejor que tiene Barcelona pero luego cuando vienes a la ciudad no lo exponen en ningún sitio. Una semana entera me pasé en Barcelona tratando de ver a Messi y nada. Ni te dicen dónde está, ni cómo llegar a él ni nada. Es una verdadera vergüenza. El último día me metí en una cola larga pensando que Messi estaría allí, pero no, lo único que había era la Sagrada Familia. DECEPCIÓN mayúscula.

ENRIQUE CARTUJA


Mi ano

«Muy práctico y muy desapercibido»

★★★★★

Lo que más me gusta de Barcelona es mi ano. Por suerte todavía es un lugar que poca gente conoce y no recibe demasiadas visitas. Es práctico y pasa muy desapercibido, lo cual se agradece. Siempre está ahí cuando lo necesito y jamás me ha dado un problema. Lo mantengo muy limpio y la poca gente que lo ha visto solo ha tenido buenas palabras para él. Estoy muy contenta y lo seguiré reivindicando porque creo que se lo merece. Cinco estrellas.

BEATRIZ CAMUÑAS


Peluquería Ramón

«Él no siguiendo mis indicaciones»

(Traducción automática) Oh, yo rabiosa con peluquería Ramón. Yo visita para cortar puntas solamente pero él corta mi pelo como le apetece, sin obedecerme caso. Después él cambia mi ropa y opera mi rostro por uno más masculino porque considerando que yo queda mejor. Él injerta pelo en mi cara para yo tener barba. Yo quería cortar puntas y él me cambia completamente a su gusto. No piense volver.

BRENDA WALSH

El Mundo Today publica cada viernes en la revista OnBarcelona de El Periódico una selección de las reseñas que la capital catalana recibe en internet.