Admitiendo que debe aceptar las nefastas consecuencias de sus decisiones del pasado, Elena Picallón, una mujer de 37 años, ha explicado a la prensa que los fantasmas de su pasado la persiguen en forma de “banners” publicitarios por todo internet y que no tiene ningún lugar donde esconderse. “Vaya donde vaya están ahí, recordándome que en el pasado hice ciertas búsquedas, me interesé por ciertas cosas y tomé ciertas decisiones que ahora caen sobre mí como una maldición”, explicó, admitiendo ser consciente de que hay cosas de las que no se puede huir.

“A veces estoy navegando tranquilamente y ahí están, incansables, las imágenes de las zapatillas que en determinado momento valoré comprar. Es realmente molesto, ¿cuándo podré empezar una nueva vida y mirar al futuro?”, preguntaba a los periodistas.

“Dejé cosas a medias y ahora debo regresar y completarlas para poder vivir en paz. Me gustaría olvidar que en determinado momento de mi vida fui alguien de quien ahora me arrepiento: una persona interesada en encontrar zapatillas baratas”, insistió Picallón, perfectamente consciente de que los “banners” son incansables y seguirán azuzando sus recuerdos hasta que finalice lo que dejó sin hacer.

Al cierre de la edición, y tras afrontar su pasado y completar la compra de dos zapatillas Vans, la mujer ha seguido viendo anuncios de las mismas, por lo que ha entendido que tendrá que vivir en modo incógnito el resto de su vida.