- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Miles de madrileños respiran hondo para retener el oxígeno durante los próximos cuatro años

APROVECHAN LAS ÚLTIMAS HORAS DE PROTOCOLO ANTICONTAMINACIÓN

Conscientes de que la salida de Manuela Carmena del Ayuntamiento de Madrid echará por tierra las políticas medioambientales que se habían puesto en marcha, miles de ciudadanos de la capital han aprovechado las últimas horas de protocolo anticontaminación para respirar hondo y almacenar todo el oxígeno que han podido, reteniéndolo en sus pulmones hasta las próximas elecciones municipales. «Mmm mmmm fffmmm mmm», declaraba un peatón esta mañana, con las mejillas rojas e hinchadas.

Muchos madrileños han declarado por escrito que «toca aguantar todo lo que se pueda, esperando que los cuatro años pasen rápido». Admitían que, al menos, no contribuirán a aumentar la contaminación acústica al tener la boca llena de aire, incapaces de hablar o gritar, «por mucho que haya ganas de hacerlo».

Los expertos aseguran que los madrileños «son seres acostumbrados a vivir en situaciones muy difíciles, puede que sean capaces de subsistir cuatro años con el poco oxígeno que les quede». Sus pechos hinchados les obligan a deambular con las manos en la cintura «reforzando esta estampa chulesca tan característica de la ciudad».

Se cree, eso sí, que en pocos meses los madrileños de toda la vida pasarán a llamarse globos en vez de gatos.