Según datos difundidos esta mañana, Mercadona registró un beneficio neto en 2018 de 593 millones, lo que supone una mejora del 84% respecto a las cifras de 2017. La compañía elevó en 2018 su facturación un 6% hasta los 24.305 millones, y todo generado por los derechos de su canción, “Mercadona, Mercadona”, que por primera vez en su historia generan más dinero que los productos que se venden en los establecimientos de la compañía.

La pegadiza canción de Mercadona ha sido número uno en más de 50 países, entre ellos Italia, Francia y Camerún. La versión en reguetón del ‘single’ ha arrasado en Sudamérica y Estados Unidos, y artistas como Beyoncé o Madonna ya la han interpretado en algunos de sus conciertos. “A diferencia de nuestros productos, la canción carece de aditivos, así que su éxito se debe exclusivamente a su calidad”, explican desde la dirección de la cadena alimentaria.

Desde el pasado mes de febrero, Mercadona se ha deshecho de todos los huevos de su stock para colocar los envases vacíos en las paredes de las tiendas y así mejorar la acústica. “Si seguimos manteniendo los locales es para tener sitios donde poner la canción y que la escuche mucha gente”, admite la empresa. “La gente solo viene a bailar, muchos se van sin consumir nada”, añaden.

Es tal el éxito de la canción que Juan Roig, presidente de la empresa, ya estudia la posibilidad de abrir los locales solo de madrugada. “El alcohol y los hielos ya lo tenemos, ahora falta poner bolas de luces en el techo y tarimas en las esquinas”, asegura. Se prevé que para 2022 Mercadona sea una cadena de discotecas en lugar de una cadena de supermercados.