Defendiendo que es de “sentido común”, Pablo Iglesias da por hecho que será presidente en el futuro Gobierno de coalición que quiere pactar con Pedro Sánchez, una aspiración de la que ya ha hablado con el líder del PSOE y actual presidente y que, en su opinión, “no debería sorprender a nadie”.

“Creo que es evidente que no va a haber vetos. El PSOE no va a vetar a nadie y nosotros tampoco vamos a vetar a nadie del PSOE”, afirma Iglesias en una entrevista con la agencia Efe, en la que dice que confía en no tener ni siquiera que pedir la presidencia porque “se da por sentado”. “En política no ayudas a cambio de nada sino a cambio de ser presidente”, ha defendido.

Iglesias nunca ha ocultado su intención de entrar en el Consejo de Ministros como presidente. Los socialistas siguen creyendo que un gobierno en solitario con apoyo de la izquierda, como el portugués, funcionaría mejor, pero la insistencia de Unidas Podemos y la necesidad de tener un bloque estable de apoyos ha cambiado las posiciones de partida. Para Sánchez el plan A es gobernar, pero cada día está más cerca de decantarse hacia el plan B, que es gobernar con Podemos. Y, dado el caso, Iglesias entiende “porque sería raro entender otra cosa” que el presidente sería él y no Sánchez.

Las negociaciones oficiales comenzarán tras las elecciones de este domingo, previsiblemente la próxima semana, pero, según asegura Iglesias, ya ha abordado esta cuestión con el presidente del Gobierno en funciones. “Hay cosas que son obvias y que no hace falta ni decir en voz alta porque se presuponen, pero me tienen que permitir que sea discreto”, pide el líder de Podemos y futuro presidente del Gobierno.

En respuesta a Iglesias, Pedro Sánchez ya ha emitido un comunicado en el que afirma que confía en poder entrar en el Ejecutivo de Iglesias como ministro porque no es de recibo que este espere su ayuda a cambio de nada.