- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

El nuevo de la oficina lleva una hora hablando con la máquina de café para integrarse

HA EMPEZADO A FUMAR PARA PODER CONOCER A LA MÁQUINA DE TABACO

Julián Pacheco, de 28 años, se ha incorporado esta mañana a la plantilla de la empresa Jenkins & Co. Pocos minutos después de que su nuevo jefe le mostrara su mesa de trabajo, Pacheco ha ido directo a la máquina de café y se ha puesto a hablar animadamente con ella para integrarse. “¿Qué tal es el ambiente aquí? De momento parece tranquilo”, le habría dicho según fuentes cercanas a Marisa de Cuentas, que aseguró ser testigo de esta conversación al ir a coger su segundo capuccino de la mañana.

Sus nuevos compañeros se miran entre ellos con cierta preocupación al oír las sonoras carcajadas que emite Pacheco, que en estos momentos continúa hablando amistosamente con la máquina, queriendo demostrar a todos que es un tío afable y divertido. “Qué sosos son los demás, ¿no?”, le dice a la máquina mientras sus compañeros trabajan. “¿Tú no trabajabas en Ginés y Asociados? Es que juraría que te he visto antes”, le insiste Pacheco a la máquina.

A media mañana, Pacheco ha empezado a fumar para poder conocer a la máquina de tabaco. “Yo es que soy muy sociable, cuando llego a un sitio encajo enseguida”, le explica a la máquina expendedora ante la atenta mirada de sus compañeros fumadores. Fuentes próximas a la empresa afirman que Pacheco ya ha propuesto hacer un ‘afterwork’ a las dos máquinas para conocerse mejor fuera del ambiente de trabajo.

Al cierre de la edición, y con la intención de seguir ganándose la confianza de sus nuevos compañeros, Pacheco le ha regalado unas flores a la fuente de agua. “Todos nos están mirando, parece que no soy el único que ha puesto sus ojos en ti”, le ha dicho flirteando abiertamente. Al llegar al final de su jornada, Pacheco ha cogido sus cosas, le ha dado las buenas tardes al termostato de la calefacción y se ha ido para casa.