El puente de mayo ya está aquí, y con él llega la hora de tomar decisiones importantes. El gran dilema que se plantea la mayoría de la gente es si es mejor hacer una escapadita y disfrutar de estos días o si, por el contrario, es preferible quedarse solo en la oficina escribiendo esta comparativa. Para salir de dudas, le hemos pedido a uno de nuestros redactores que pruebe las dos cosas. ¿Con cuál se habrá quedado?

Esfuerzo

Una escapada romántica durante el puente de mayo conlleva buscar un sitio en el que dormir, lugares en los que comer y también desplazarse en avión, tren o coche. Para hacer esta comparativa solo he tenido que esperar tres minutos a que viniera el metro, soportar 15 minutos de pie mientras un hombre me miraba fijamente y después caminar 200 metros hasta la oficina.

Comodidad

Si te vas unos días a París durante el puente de mayo puede pasarte que la cama del hotel sea más dura que la de tu casa. Por su parte, la silla de la oficina es la que es y no te dará sorpresas.

Bienestar

Conocer sitios nuevos y disfrutar con tus amigos o tu pareja puede hacerte sentir mejor, pero escribir esta comparativa, con toda la oficina vacía, con la máquina de café toda para ti, pudiendo poner la música que más te gusta sin aguantar a Juanjo Ramírez, es lo más cercano al cielo que un ser humano puede experimentar.

Autosatisfacción

Vivir momentos únicos que jamás se repetirán gracias a la libertad que te brinda no tener que ir a la oficina durante unos días puede resultar satisfactorio, pero escribir esta comparativa y ver que gusta a dos usuarios de Facebook hace que las ocho horas aguantando las ganas de mear, porque al estar solo no tengo la llave del baño, valgan la pena.

Tiempo

Disfrutes de estos días o te quedes trabajando solo en la oficina -porque esta comparativa tiene que salir el viernes a primera hora, aunque luego la gente no la vaya a leer porque seguramente estará fuera-, el tiempo será exactamente el mismo. A no ser que el jefe, por lo que sea, se empiece a mover a velocidades cercanas a la de la luz o visite un lugar en el que la gravedad es mucho más intensa que la de esta oficina, el tiempo transcurrido será exactamente el mismo para los dos.

Emoción

Bueno, es cierto que ir a Nueva York por primera vez puede resultar emocionante, pero la emoción de no saber si alguien va a entrar en la oficina para verte escribir esta comparativa completamente desnudo está a otro nivel.

Precio

Unos días fuera pueden costarte entre 400 y 600 euros, mientras que escribir esta comparativa lo normal es que te haga ganar miles y miles de euros gracias a los banners de la web.

Conclusión

Después de quedarme todo el puente de mayo solo en la oficina escribiendo esta comparativa, mi conclusión es que debería haber visto el mail en el que el jefe me decía que la hiciera el lunes y que me tomara unos días de merecido descanso.