- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Aliviada, Manuela Carmena deja al fin de desplazarse «en el puto metro»

TAMBIÉN HA DEJADO DE SONREÍR "COMO SI FUERA IDIOTA"

Aunque aseguró este miércoles que intentaría ser nombrada regidora el próximo 15 de junio en la constitución del Consistorio, esta mañana se ha dado por zanjada la continuidad de Manuela Carmena en la política cuando ella misma ha reconocido sentirse aliviada «ahora que puedo ir en coche a los sitios en vez de coger el puto metro de los cojones».

El radical cambio de actitud de Carmena confirma que se ve fuera de la política y, por tanto, no siente ya la necesidad de transmitir una imagen positiva y sonriente. De hecho, ella misma ha admitido ante sus compañeros que estaba harta de sonreír «como si fuera idiota». Considera que ha hecho «más de lo que me correspondía» y ahora solo pide «que me dejen en paz y se dejen de dibujitos cursis con mi cara y de decir ‘Gracias, Manuela’ entre otras cosas porque no soporto mi nombre, no lo he soportado nunca, y la cursilería menos aún».

«Los madrileños han hablado, han decidido votar al pijo gilipollas y a la loca subnormal y eso quiere decir que ahora puedo irme a mi puta casa sin tener que aguantar más imbecilidades», insistía Manuela Carmena esta mañana. «Que vaya cutrez de despacho tenía, coño, os juro que no lo echaré de menos», se sinceraba.

A punto de subirse a un coche sin etiqueta ECO para volver a su casa, Carmena ha tenido tiempo de despedirse diciendo que Madrid «es fea de cojones, las cosas como son».