El canal autonómico catalán TV3 ha claudicado al fin después de que el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, denunciara el pasado 27 de marzo que en la cadena se llamaba “puta, con perdón, a Inés Arrimadas”. Las presiones del político para que se pusiera fin a la “actitud insultante y de falta de respeto” han acabado provocando la cancelación del programa de las tardes de TV3, “Puta Arrimadas”. Sus guionistas niegan las acusaciones de Rivera y protestan por “la censura manifiesta y partidista que se nos impone desde fuera”.

La Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals, que gestiona los medios de comunicación de la Generalitat, justifica la drástica decisión insistiendo en que el espacio, con una audiencia media de 653.000 espectadores, se había convertido en “una excusa para criticar la pluralidad de la televisión pública catalana”, y no se descarta la cancelación de otros programas como “Ciutadans feixistes”, “Albert, puto mamón (APM)” o “Informatius Rivera Capullo Migdia”.

La productora El Terrat, encargada del magacín “Puta Arrimadas”, ha emitido un comunicado asegurando que “comprende el malestar generado por esta situación, lamenta profundamente lo sucedido y pide disculpas a todas aquellas personas que se hayan podido sentir ofendidas”.

La Generalitat de Cataluña ha lamentado esta mañana las presiones recibidas y ha recordado que “decisiones como esta no se han tomado en otras cadenas con programas más controvertidos como, por ejemplo, ‘Catalanes de mierda por el mundo’, emitido desde hace cuatro años en Telemadrid”.