El pasado domingo, Jordi Évole vivió uno de los momentos más memorables de su carrera. Mientras grababa el último episodio de Salvados, el Papa se le apareció e incluso habló con él. “Sucedió todo muy deprisa: primero empecé a tener frío, después escuché unos pasos y cuando me di cuenta ya estaba el pontífice sentado delante de mí”, relata el periodista todavía muy impresionado.

“Tuvimos suerte de tener las cámaras grabando en ese momento porque, si no, nadie nos habría creído”, reconoce. Évole asegura haber estado más de una hora conversando con el representante de Dios en la Tierra. “Pensarán que estoy loco, pero os juro que tenía acento argentino”, explica emocionado.

El programa que compite los domingos por la noche con Salvados, Cuarto Milenio, ya está investigando el suceso, aunque solo ha tenido acceso a las psicofonías porque de las imágenes no tiene derechos. “Nos extraña mucho que se haya aparecido en un canal de izquierdas”, ha dicho Iker Jiménez. “Puede que sea un montaje como el del aterrizaje en la Luna”, ha añadido después.

Fuentes cercanas a La Sexta aseguran que el pontífice también se apareció en El Objetivo pero la entrevista no se ha emitido porque Ana Pastor no le dejó hablar en ningún momento.