Con medio cuerpo fuera, varios conos y un cartel que reza “no tocar”. Así ha quedado la tumba de Franco después de que Pedro Sánchez haya adelantado las elecciones y disuelto las Cortes sin haber podido terminar el trabajo. “Ha dado tiempo a lo que ha dado tiempo, por eso pido el voto. De hecho, no descartemos que hagan falta muchas más legislaturas del PSOE para ir sacando los restos poquito a poco”, explicaba el presidente esta mañana en una entrevista en Onda Cero.

“Medio cuerpo dentro y medio cuerpo fuera, algo es algo”, dice Sánchez, que considera que no se precipitó en ningún momento al considerar que sería sencillo sacar los restos del dictador del mausoleo.

“Así tampoco está tan mal, todos contentos”, ha asegurado sin atreverse a dar fechas para la reanudación de las obras.

Sorprendentemente, Vox se ha unido a la petición de desenterrar al dictador cuanto antes porque creen que podría votarles.