Con la intención de que los alumnos no se distraigan y estudien todo lo posible, las principales editoriales de educación han decidido ceder y venden sus libros de texto con penes y bigotes ya dibujados directamente en las fotos. “Ahora Marie Curie es un hombre que llevaba larga barba y un parche en el ojo, pero gracias a eso los niños podrán centrarse en sus descubrimientos”, se justifican desde Anaya.

A partir del curso que viene, absolutamente todas las grandes personalidades de la historia llevarán bigote. “También cicatrices, cigarrillos en la boca o pendientes en las orejas”, aclaran desde la editorial Santillana. “Los alumnos desperdiciaban el 80% de su horario escolar dibujando sobre las fotos de los libros, así que al venderse ya dibujados su rendimiento aumentará significativamente”, apuntan desde la editorial Edebé.

Los alumnos que estudien la Segunda Guerra Mundial pensarán que Adolf Hitler tenía gafas de sol y varios dientes de menos, pero las editoriales confían en que eso sirva para que aprendan más cosas sobre su vida. “Es preferible que los adolescentes españoles crean que Franco era unicejo a que no sepan quién era”, explica un profesor de Secundaria. “El hecho de que ahora tenga tatuajes en la cara como un cantante de trap lo hará más interesante a los ojos de los chavales”, añade.

Muchos estudiantes de Filosofía no han podido evitar escandalizarse al descubrir que los principales pensadores griegos vivieron toda su vida con el pene al aire. “Sorprende que también tuvieran unas tetas enormes, pero sus descubrimientos fueron mucho más grandes”, afirma un alumno de un instituto de Madrid.