“De puta madre que vaya a ganar Sánchez porque me ponía en lo peor y me veía yendo el 28 de abril a votar al PSOE”, han dicho cientos de españoles al ver en la última encuesta del CIS que el partido socialista obtendría una victoria holgada, dejando a PP, Cs y Vox lejos de la mayoría absoluta. Esta ventaja permitirá quedarse en casa a muchas personas que ya se veían forzadas a ir a votar y a apoyar un partido por el que sienten auténtico rechazo.

“Me daba auténtico asco votar al PSOE y al vendido de Pedro Sánchez, pero me lo llegué a plantear, menos mal que ya no es necesario”, han dicho millones de personas, que se han quedado mucho más tranquilas al ver que “el asunto del fascismo está ya resuelto”.

“138 escaños, madre de dios, no hace falta que vayamos todos a votar, tampoco nos pasemos”, han dicho muchos ciudadanos.

“Yo participé en la encuesta y dije que iba a votar al PSOE pero, de saber los resultados, habría dicho otra cosa”, explica Vanesa García, de Barcelona, que ahora se arrepiente de no haber contestado que pensaba abstenerse.

“Es un alivio porque no quiero tener esa mancha moral para siempre”, insisten estos votantes que han decidido que, finalmente, se quedarán en casa.

Los buenos resultados de Podemos también han tranquilizado a muchos votantes de la izquierda eurocomunista trotskista, que no se veían del todo representados en la “izquierda cobarde traidora leninista socialdemócrata” del partido de Iglesias pero que se habían planteado votarle igualmente.