Miles de votantes de Vox consideran que la victoria de la formación es segura y que, por lo tanto, a partir de ahora no tendrán que acudir nunca más a un colegio electoral porque de ello se encargarán sus maridos. “Si hay más elecciones yo no quiero ni enterarme, en adelante estas cosas las llevará mi esposo que es el que entiende de estos temas”, anunciaba con alivio una simpatizante de Vox en Madrid.

Las votantes de la formación liderada por Santiago Abascal creen que lo ideal sería que no hubiera más convocatorias electorales, pero si debe haberlas, creen “absurdo” que las mujeres tengan que formalizar su voto siguiendo instrucciones de sus maridos. “Mientras ellos van a votar nosotros tenemos que poder recoger la casa y preparar la comida, si no al final acabamos comiendo a las cinco de la tarde”, argumentan.

“Esto con Franco no pasaba”, reitera una votante de Vox de Sevilla. “Es que ni siquiera te dejan votar en rosa, que es el color de las mujeres”, añade.

“Hay que animar a las mujeres españolas para que vayan en masa a votar para no tener que votar nunca más”, insisten desde Vox.

Son muchos los votantes de Vox que esperan poder votar sin necesidad de ir al colegio, algo que la mayoría no ha hecho nunca. Creen que “un disparo al aire debería contabilizarse como válido”. De este modo, los hombres podrían votar mientras cazan y traerían la liebre muerta a tiempo para que sus esposas la cocinaran.