“No trabaja para nosotros, simplemente es muy fan de nuestros servicios y nos recomienda a todo el mundo, tiene todo el derecho a hacerlo”. Así se excusa la empresa de telefonía Jazztel ante las críticas de muchos españoles, cansados de atender las llamadas del comercial a horas intempestivas.

En un comunicado difundido esta semana, la compañía aclara que hace más de tres años que no dispone de un servicio de marketing telefónico “porque lo hace todo este ‘jazztelier'”. Jazztel insiste en que “la mejor estrategia comercial es el cliente satisfecho que te recomienda por su cuenta. Nosotros tenemos uno muy motivado que vale por cientos de teleoperadores, nos sentimos afortunados”.

“Además el pobre tiene insomnio y eso le ayuda a que pasen las horas más deprisa”, agrega la operadora.

Aparte de aclarar que “parece que llama desde la India”, la empresa se ha negado a dar más información sobre este supuesto fanático de Jazztel porque es consciente de que “son muchos los que querrían localizarlo y expresarle su malestar”. Según datos del CIS, dos de cada tres españoles ha amenazado de muerte al comercial de Jazztel en al menos seis ocasiones los últimos tres años.

Pese a las explicaciones ofrecidas, cobra fuerza el rumor de que el comercial en cuestión no es otro que el consejero delegado de Jazztel, Jean-Marc Vignolles, que “se pasa el día al teléfono y tiene que ser él porque el resto de españoles odia a Jazztel y a la puta madre que los parió, y me incluyo”, en palabras de una fuente anónima de la propia operadora.