- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Entran solo 24 fascistas en el Congreso, lo que es una buena noticia de algún modo

PODRÍA SER PEOR, ASÍ QUE NO ES PARA NADA ALARMANTE

Según los primeros datos del recuento de este 28-A con el 97,21% escrutado, el PSOE (122) y Unidas Podemos (42) suman 164 diputados para el bloque de la izquierda. El Partido Popular logra 66 diputados y Ciudadanos 58. Y ahora podríamos seguir arrojando datos pero serían completamente irrelevantes al lado del hecho de que van a entrar 22 diputados de ultraderecha en el Congreso y de que van a tener grupo parlamentario propio y de que vamos a tener que oírlos hablar cada puto día como si fuera lo más normal del mundo porque así es nuestra realidad ahora y no hay nada que podamos hacer para evitarlo.

De esta jornada electoral también se puede extraer que la participación ha sido muy alta y que ha discurrido con total normalidad… si por «normalidad» entendemos que puede haber fascistas en una papeleta y que hay gente que les vota como si fueran candidatos aptos y una cosa completamente natural y nada escandalosa que no debería obligarnos a replantear toda nuestra actividad política.

«Oh, 22, bueno, bueno… Podría ser peor, así que podemos estar contentos. No está mal, no está mal», ha declarado un ciudadano de Madrid al ver un resultado electoral que, aunque es alarmante, no puede evitar ver con satisfacción porque ya no espera nada de país y considera que está todo OK mientras no haya como 200 diputados de ultraderecha en el Congreso.

«Hay un grupo parlamentario fascista pero oye, tampoco estamos tan, tan, tan mal como creíamos porque hay mucha gente que ha ido a votar y se ha puesto las pilas. Bravo, España», ha dicho otro votante que ya sería capaz de conformarse con casi cualquier resultado que no incluyera a putos locos en el Gobierno.

«Estoy orgulloso de este país, es una noche para la alegría», ha declarado Pedro Sánchez en su discurso de victoria desde Ferraz, intentando olvidar el hecho de que miles y miles de personas confiaban, y seguirán confiando, en Santiago Abascal como una opción viable para la presidencia de España.