Hace tres años fueron 137 escaños con Mariano Rajoy y hoy el Partido Popular se queda en 67 escaños con el 43% de los votos escrutados, motivo por el cual Pablo Casado ha comparecido ya sin su fachaleco icónico y ha admitido que no tiene derecho a llevarlo. “Lo arrojo a vuestros pies, pues yo no soy digno de esta prenda”, ha dicho el todavía líder del Partido Popular.

“El próximo que se lo ponga deberá hacerlo mejor que yo. Bien el frío, bien las mangas… uno de ellos será mi condena”, ha dicho Casado llorando. Aunque todavía no se ha quitado la pulsera con la bandera de España no se descarta que lo haga en los próximos días. Por lo pronto, la gaviota del PP no ha aparecido por la sede de Génova.

Los próximos días, todos los fachalecos se vestirán a media hasta y los ciudadanos de derechas los llevarán colgando de mala manera y sin la gallardía habitual.

Al final de su comparecencia, Casado ha preguntado en qué restaurante se refugió Rajoy durante la moción de censura.