En la madrugada del sábado al domingo, España cambió la hora para adaptar el reloj al horario de verano y al resto de países de la Unión Europea. Este cambio horario, que beneficia al sector hostelero y reduce el consumo de electricidad en los hogares, hará que cada español ahorre ocho millones de euros en lo que queda de año.

“Al haber más horas de luz durante el día, los españoles tendrán más tiempo para generar beneficios económicos”, afirman desde el Gobierno. “Es una media, algunos españoles quizá ahorren solo dos o tres millones y otros lleguen a 15 o 16”, aclaran.

El Ejecutivo estudia cambiar la hora todas las semanas. “La verdad es que sorprende que los demás países no lo hagan porque es una manera muy sencilla de ahorrar”, reconocen los expertos del Gobierno. “Entendemos que cuesta madrugar el primer día, pero es un pequeño sacrificio en comparación con lo que se puede hacer con ocho millones de euros”, añaden.

El Gobierno pide a los españoles de que no se gasten todo el dinero de golpe porque, cuando la hora se vuelva a cambiar para regresar al horario de invierno, los ocho millones de euros pueden volver a desaparecer.