- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Una película polaca de arte y ensayo triunfa en España porque uno de los actores se parece a Resines

"RESINES HABLANDO EN POLACO, TE PARTES LA POLLA", REZAN LAS PRIMERAS CRÍTICAS DE LA OBRA

El filme de arte y ensayo «Ucisk» («Opresión»), del cineasta polaco Apoloniusz Wiśniewski, está cosechando en España un éxito totalmente inesperado pese a su modesta distribución y la ausencia de subtítulos en castellano. Wiśniewski relata la historia de un hombre que, sin salir del salón de su casa, se enfrenta a sus demonios internos en una conversación imaginaria con su mujer ya fallecida que dura tres horas y media, lo mismo que la película. El hecho de que el actor protagonista, Jarek Komorowski, se parezca a Antonio Resines, explicaría su amplia aceptación entre los españoles.

«Las obras corren su propia e imprevisible suerte. No olvidemos que España sufrió una guerra civil y el personaje de Rahel también sufre las consecuencias de la guerra que vivió su padre porque los traumas de uno se transfieren emocionalmente al otro, aparte de que en un momento de la película se menciona a Picasso, que era español», argumenta el director, aunque la tesis del parecido del actor con Resines es la que mayor aceptación está teniendo.

De hecho, muchos creen que toda la trama es en realidad un sueño del protagonista, que además acaba contagiando el sueño al propio espectador, que suele quedarse dormido antes del fin del primer acto. Es inevitable, pues, pensar en el mítico final de «Los Serrano». Aunque el autor no apoya esta interpretación porque «la película explica precisamente que el personaje que interpreta Komorowski aprende a renunciar al mundo onírico para afrontar la miseria moral de la que llevaba toda la vida huyendo», la opinión mayoritaria es que «la peli es como un capítulo de ‘Los Serrano’ en blanco y negro y hablando en polaco y Resines está divertidísimo como siempre porque es un crack».

Haizea Maqueda, distribuidora de «Ucisk» en el mercado español, confiesa que el triunfo de esta película modesta rodada en una semana con un presupuesto de 560 euros ha sido desbordante, obligando a encargar en tiempo récord muchas más copias de las previstas, «más que nada porque solo teníamos una copia y en dos días nos pidieron 620». Maqueda explica que «la idea era estrenarla en la cineteca del Matadero de Madrid el pasado domingo y ya está, pero la gente salió del pase entusiasmada y pidiendo verla otra vez». En Polonia la película ha sido vista por seis personas, incluyendo el equipo que trabajó en ella.

Ni siquiera Resines ha podido conseguir entradas para ver «Ucisk» pero tanto él como el director han recibido ofertas para rodar «Osiem polskich nazwisk» («Ocho apellidos polacos»). Se ha convocado también un casting en Varsovia para encontrar a actores que se parezcan a Dani Rovira.