Esta semana, diez años después de su muerte, Michael Jackson ha vuelto a ser noticia en la prensa internacional. Tras analizar una serie de vídeos y de documentos del artista, un grupo de expertos coreógrafos ha confirmado que el Rey del Pop inventó el “moonwalk”, su paso de baile más característico, escapando de la habitación de un niño.

“Era la manera más rápida y silenciosa de marcharse sin que los padres del crío se enterasen”, confirma Marcus Miller, prestigioso coreógrafo. “Ni siquiera tenía que quitarse los zapatos”, asegura. “Incluso podía hacerlo con los pantalones por los tobillos”, añade con entusiasmo. El cantante perfeccionó tanto la técnica que llegó a salir de cientos de habitaciones de niños sin que nadie se diera cuenta.

Gracias a su enorme habilidad para realizar el “moonwalk”, Michael Jackson pudo librarse de ir a la cárcel y siguió luciendo su particular paso de baile en los escenarios. “En ocasiones empezaba a hacerlo en la habitación de un niño y no paraba hasta llegar al escenario”, explica Miller. “Otras veces lo hacía justo al revés”, concluye. El cantante tenía tanto talento para el baile que incluso era capaz de hacer el “moonwalk” sobre suelos con moqueta.

Aunque la mayoría de la gente da por ciertas estas nuevas informaciones sobre el origen de este paso de baile, algunos las han rebatido, alegando que el “moonwalk” lo inventó precisamente el propio padre de Michael Jackson saliendo a escondidas de la habitación de su hijo.