- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Los científicos creen posible que el universo que nos rodea sea la simulación que vio Mariano Rajoy cuando se puso las gafas de realidad virtual

ESTAMOS ATRAPADOS EN ESOS SEGUNDOS DE MAYO DE 2016

-

Tras encontrar evidencias claras -como la existencia de lapsus cuánticos y errores constantes en el tejido de la realidad-, diversos científicos del Massachusets Institute of Technology (MIT), la NASA y el CERN, han publicado un artículo conjunto para anunciar que toda nuestra realidad podría no ser más que la simulación virtual que vio el expresidente español Mariano Rajoy cuando, durante un momento de mayo de 2016, se puso unas gafas de realidad virtual. “Podríamos estar encerrados en esos instantes y viviéndolos como una línea temporal paralela a la auténtica”, explica el físico Max Tegmark, experto en universos paralelos e inteligencia artificial.

Estos científicos defienden que no vivimos en una realidad objetiva, sino que estamos encerrados en los escasos segundos que Mariano Rajoy se puso las gafas. “Y él lo está viendo todo sin entender nada”, aseguran.

“Nuestro universo es una creación artificial creada por una inteligencia superior que lo ve todo y que podría ser el expresidente español Mariano Rajoy. Él es nuestro Big Bang”, dice la científica Isabel Smoot, que también es partidaria de esta hipótesis. “Nos rebelamos por instinto ante esa idea, por supuesto. Todo se siente demasiado real como para ser una simulación, pero los datos están ahí”, apunta.

“Estamos encerrados en la mente de Mariano Rajoy, por eso todo funciona regular. Eso explica el auge de la extrema derecha entre otras muchas cosas”, explica Susana Gutiérrez, la única científica española del equipo.

En palabras de Smoot, es imposible saber a ciencia cierta si todo lo que conocemos es o no una simulación y probablemente nunca lo sabremos, porque nuestra mente no está lista para afrontar esa tarea, sino que tan solo podemos “vislumbrar la falsedad de la simulación en la que estamos encerrados”. Los científicos también confirman que, en cuanto Rajoy se quite las gafas en ese momento de mayo de 2016, toda nuestra realidad y nuestras conciencias desaparecerán.