Albert Royo, el que fuera el máximo responsable del llamado “Diplocat”, negó ayer que la Generalitat de Cataluña tuviera ningún plan para resucitar genéticamente al gran lagarto con barretina que habitaba la comunidad en el jurásico. Según declaró, el “diplo” de “Diplocat” procede de “diplomacia” y no de “diplodocus” como sostiene la fiscalía.

“El movimiento independentista es pacífico, por lo que optar por un monstruo gigantesco para arrasar España no estaba en los planes de nadie, al menos en esta primera fase”, insistió Albert Royo.

“De haber logrado resucitar a ese dinosaurio catalán, lo habríamos enviado a La Moncloa a dialogar, pero no a comerse a nadie ni a derribar edificios”, aseguró también Royo, secretario general del “proyecto Diplocat”, aunque admitió que la Generalitat tiene material genético del saurio conservado durante 200 millones de años en salsa romesco.

“Y lo del ‘Puigceratops’ es también una ‘fake new’, es todo ciencia ficción”, insistió ayer Albert Royo ante las preguntas de la fiscalía.