La subida del alquiler es uno de los momentos más importantes para un arrendador, por lo que muchos quieren crear un momento inolvidable con su arrendatario. A día de hoy, los caseros sienten la presión de organizar algo único, de llevar a cabo la ceremonia de la subida del alquiler más especial y original que se recuerde. Si lo que quieres es que todo salga perfecto, lo más importante es preparar a tu inquilino.

Pídele que se siente. Lo primero que tienes que conseguir es que tu inquilino se sienta relajado. Ofrécele una silla y compórtate con naturalidad, como si fuera una cita más entre vosotros. Recuérdale los bonitos momentos que vivisteis juntos, como cuando le enseñaste la casa por primera vez o cuando firmasteis el primer contrato.

Muéstrale un ‘lipdub’ con todos sus amigos. Cuando tu inquilino ya se sienta totalmente cómodo, saca tu móvil y enséñale el ‘lipdub’ que grabaste con todos sus seres queridos. No olvides tener un pañuelo a mano, pues ver a todas las personas de su confianza cantándole al unísono que va a tener que pagar mil euros más al mes seguramente le hará llorar.

Cógele fuerte de la mano y mírale a los ojos. Cuando acabe el vídeo, agárrale fuerte de la mano, mírale a los ojos y proponle, ahora ya formalmente, una subida mensual de mil euros en el alquiler de su piso.

Mete el nuevo contrato de alquiler del piso dentro de su copa. A estas alturas, lo normal es que tu inquilino tenga la boca seca y necesite hidratarse como sea, por eso lo ideal es introducir el nuevo contrato del alquiler del piso en el interior de su copa. Es cierto que, al ser papel, y al estar en contacto con las burbujas del champán, lo normal es que se forme una pasta espesa y de sabor repugnante, pero a tu inquilino le sorprenderá igual.

Bésale en los labios y hazle suavemente el amor. Cuando tu inquilino consiga tragarse la pasta que se ha formado al mezclar el nuevo contrato de alquiler con el champán, será el momento de pasar a la acción y besarle en los labios y hacerle suavemente el amor. Gracias a los pasos anteriores, tu inquilino estará perfectamente preparado y lo normal es que te diga que sí y se comprometa a pagar esos mil euros más al mes por el piso.