La sangría de votantes del PSOE continúa siendo imparable. A última hora de la tarde, fuentes cercanas a Moncloa han asegurado que Pedro Sánchez ha olvidado comprar el regalo de San Valentín para su mujer, regalando un voto más a Vox.

La apretada agenda del jefe del Ejecutivo causó el desafortunado despiste y su mujer, Begoña Gómez, se ha quedado sin regalo en un día tan señalado para los enamorados, llevándole a tomar la drástica decisión. “Yo no me considero facha, pero España necesita un cambio”, ha dicho Gómez visiblemente dolida. “No es que defienda la familia tradicional, pero un líder no se puede olvidar así de su mujer”, ha insistido.

Por si la decisión de Begoña Gómez no fuera lo suficientemente firme, Santiago Abascal le ha enviado un detalle convenciéndola del todo. “Me ha regalado unos pendientes de perlas preciosos”, ha dicho emocionada. Pablo Casado y Albert Rivera no han querido ser menos y, antes de las doce de la noche, le han enviado un ramo de flores conjuntamente.

Las pequeñas acciones de Pedro Sánchez, como no dejar suficiente propina en un restaurante o pagar con billetes grandes en la panadería, están provocando que una media diaria de 20 españoles decidan votar a Vox, lo que sin duda marcará la diferencia en las próximas elecciones.