Después de plantear hace unos días la recuperación de la Ley del aborto del 1985, y pese a haber aparcado inicialmente la propuesta para evitar más polémicas, el nuevo presidente del PP, Pablo Casado, ha vuelto esta semana a la carga aclarando que su promesa implica “una recuperación de esa ley con carácter retroactivo”.

“El aborto no es un derecho, no lo era en el 85 ni lo es ahora. Las personas que aprovecharon el coladero legal para abortar tendrán que dar a luz ahora a aquellos niños porque es lo justo”, ha argumentado Casado esta mañana, augurando “más nacimientos, más pensiones y un futuro para España si el Partido Popular retoma las riendas de este país”.

Casado es consciente de que muchos de los niños que nacerían al recuperarse la ley con carácter retroactivo “tendrán más de treinta años”, pero insiste en que “sus padres deberían haberlo pensado mejor en su día”.

“Hay muchas mujeres que abortaron desde el 85 y que por tanto nos deben sus hijos, nos deben españoles, y nos los van a devolver”, ha subrayado el político, que no ha explicado cómo se deben llevar a buen puerto esos embarazos interrumpidos hace años. Sí ha dicho que los españoles abortados ilegalmente deberán nacer “en un plazo máximo de dos años”.

Algunas de las mujeres que han abortado durante estos treinta años han declarado ya que, si en aquel momento no les venía bien tener un bebé, “menos ahora, con uno de veinte o treinta años, ya crecido y mucho más exigente”.

Todas las criaturas de mediados de los ochenta obligadas a nacer ahora tendrán que ser escolarizadas “como cualquier bebé tengan la edad que tengan” y, por lo tanto, “no engrosarán los datos del paro, si es eso lo que preocupa”, declara Casado.