Pese a que el tribunal le ha recordado que no le estaba interrogando sobre esta cuestión, el expresidente de España y del Partido Popular, Mariano Rajoy, se ha derrumbado ante los jueces del Supremo y ha reconocido que era conocedor de la financiación irregular del Partido Popular. “No puedo más, no puedo más”, ha dicho Rajoy entre lágrimas, pensando que todo el juicio se centraba en ese tema.

“Sí, sí, es todo cierto, es todo cierto”, ha reiterado Mariano Rajoy, al borde del llanto y confundido en todo momento sobre el tema del juicio. “Lo admito, ‘M. Rajoy’ soy yo. Fui yo todo el tiempo”, ha sentenciado.

“Señor Rajoy… Señor Rajoy… le estoy preguntando… usted no es el acusado”, ha intentado aclararle varias veces el presidente del tribunal sin que Rajoy interrumpiera su confesión a gritos.

Respecto a si conocía a los acusados, Rajoy ha dicho que él solo conoce a “las personas de la Gürtel y los nombres que aparecen en los papeles y a nadie más”, y ha recalcado que “esta gente [los acusados] es inocente” y que no cobró los sobresueldos que, según ha admitido, sí cobró él. “A manos llenas, señorías… yo… lo siento”, ha exclamado Rajoy, que había desaparecido de la vida pública desde la moción de censura que le forzó a abandonar la presidencia.

“Pensé que todo esto había quedado atrás y que ya… pero el pasado siempre le atrapa a uno. Me dije ‘Mariano, aguanta, sé fuerte’ pero me estaba engañando”, ha lamentado justo antes de que el tribunal le permitiera marcharse.

El expresidente ha dicho que, si alguien le necesita, estará en la cárcel, donde intentará ingresar por voluntad propia.