Sin que nadie se lo haya pedido, los españoles han empezado a formar una única cola de forma espontánea para hacerse con el nuevo libro de Pedro Sánchez, su presidente. “Soy español y el presidente ha sacado un libro, así que lo normal es hacer cola y comprarlo”, ha dicho un ciudadano de Barcelona.

“Comprar, leer”, ha dicho otra ciudadana que, en cuanto se ha enterado que Sánchez había publicado un libro, Manual de resistencia, ha dejado de forma inmediata todo lo que estaba haciendo para salir a la calle con la voluntad completamente anulada y cegada por sus ansias de leer el libro, incorporándose así a la larga fila de personas.

“Necesito leerlo, me da igual morirme de hambre”, dice un hombre que lleva desde las cuatro de la tarde en la calle con un bebé a cuestas al que no presta atención. La cola, que termina en la PSOE Store de la calle Ferraz, está formada ya por 47 millones de personas a las que nadie ha dicho nada y que ni siquiera han preguntado el precio del ejemplar.

No se espera que nadie abandone la cola hasta haberse hecho con el libro. Ni la llegada de la noche, ni la lluvia ni el hambre harán que nadie se mueva de su posición excepto si Sánchez ordena lo contrario de forma explícita.