- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

El autobús de Hazte Oír asegura que «no es violencia de género, ha sido un accidente» después de atropellar a varias mujeres

DENUNCIARÁN A LAS VÍCTIMAS POR LOS DAÑOS CERVICALES QUE HA SUFRIDO EL CONDUCTOR

Levantando las manos y tratando de calmar los ánimos que se han encendido esta misma tarde en el centro de Madrid, los pasajeros del nuevo autobús de Hazte Oír han asegurado que “no es violencia de género, ha sido un accidente” después de atropellar a varias mujeres que se disponían a cruzar de una acera a otra.

Al cumplimentar el parte del seguro, el grupo religioso ha defendido la arbitrariedad de los hechos y ha tratado de llegar a un acuerdo amistoso. “Nosotros os pagamos la rehabilitación pero vosotras nos tenéis que pintar la parte delantera del autobús”, ha pedido Ignacio Arsuaga, presidente de la asociación, a las mujeres que se encontraban retorciéndose de dolor en el suelo.

Al no llegar a ningún acuerdo, Hazte Oír ha cambiado de estrategia y ha optado por otra más ofensiva, anunciando que denunciará a las víctimas por los daños cervicales que ha sufrido el conductor. El grupo católico considera que las culpables del suceso son las víctimas. “Tras analizar el caso, hemos llegado a la conclusión de que las mujeres atropelladas tenían que haberse parado porque en la carrocería de nuestro autobús ponía bien claro #StopFeminazis”, se defienden.

Mientras el vehículo siniestrado no pueda volver a ponerse en movimiento, el grupo ultracatólico aprovechará para pintar un autobús escolar con el que concienciar a los niños de que acusar a los curas de abusos sexuales es pecado. “Si te da la confesión no es violación. #StopInfantiNazis” ha sido el lema elegido.