Cada año son más los españoles que salen a correr pensando que es una actividad beneficiosa para mantener una buena forma física, para la salud cardiovascular y para controlar el peso. Y cada año son menos los españoles que salen a la calle con una palmera de chocolate en la mano. Para saber cuál de estas dos actividades es mejor, hemos encargado a un reportero que pruebe las dos cosas.

Esfuerzo

Mientras que salir a correr requiere un enorme esfuerzo previo y motivación para ponerse la ropa, salir a la calle y empezar a correr, comerse una palmera de chocolate resulta muy cómodo y sencillo. Incluso cuando se te acaban las palmeras de chocolate y tienes que bajar a la calle a comprar más, sigue siendo una actividad muy amena.

Comodidad

Cuando corres, sudas y te cansas, lo que resulta muy incómodo, además en esta época del año hace mucho frío. Por su parte, una palmera de chocolate te la puedes comer tumbado en el sofá al abrigo de una manta.

Bienestar

Es cierto que correr te mantiene en forma y eso repercute beneficiosamente en la salud mental, pero también es cierto que comerse una palmera de chocolate proporciona mucha felicidad, y no hay nada más sano que sentirse feliz.

Autosatisfacción

Cuando acabas de correr te sientes muy bien contigo mismo, tienes la sensación de haber aprovechado el día y de haber tomado las riendas de tu vida. Pero cuando te comes una palmera de chocolate disfrutas de todo el proceso. La autosatisfacción que provoca el hecho de descubrir que ahora eres adulto y puedes comerte todas las palmeras de chocolate que te apetezcan porque ya nadie te vigila, es insuperable.

Tiempo

Entre lo que tardas en buscar la ropa de correr, encontrar un parque al que ir, volver a casa y ducharte, es difícil que pase menos de una hora y media. En cambio, si te lo propones, puedes comerte una palmera de chocolate en poco más de quince segundos.

Emoción

Correr, a no ser que te persiga alguien, es una actividad muy monótona y aburrida. Comiéndote una palmera de chocolate, sintiendo el dulce inundando todo tu paladar, la masa crujiendo entre tus dientes, es difícil que no acabes con la piel de gallina.

Precio

Entre el calzado, las mallas, la camiseta térmica, los calcetines de compresión, los auriculares, la gorra y las muñequeras, sería un milagro que te gastases menos de 100 o 200 euros. Una palmera de chocolate te la compras por un euro.

Conclusión

Después de pasar una semana entera corriendo y otra semana comiendo palmeras de chocolate, mi recomendación es mezclar las dos actividades y salir corriendo a comprarse una palmera de chocolate.