- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Comparativa: El sexo vs. Los chipirones

LA ETERNA DISCUSIÓN

A lo largo de la historia, las mentes más brillantes de la humanidad han alzado la vista hacia las estrellas y se han preguntado si el sexo es mejor que los chipirones. Aunque hay argumentos a favor y en contra de ambas cosas, la gente nunca se ha puesto de acuerdo. Para acabar con el debate de una vez por todas hemos enviado a uno de nuestros reporteros a tener sexo y a comer chipirones durante una semana entera.

Esfuerzo

Tener sexo es muy complicado porque tienes que convencer a otra persona para que se una, lo que a menudo resulta muy laborioso. Por el contrario, los chipirones te los puedes comer totalmente solo. Además, a los chipirones no los tienes que convencer de nada, solo hay que metérselos en la boca.

Comodidad

Las posturas que se adoptan durante la práctica del sexo son muy incómodas, y el riesgo de sufrir distensiones o torceduras es muy alto. Los chipirones te los comes tranquilamente sentado en una silla.

Autosatisfacción

El sexo ayuda a subir la autoestima y a reforzar lazos sociales, exactamente igual que los chipirones.

Olor

Es cierto que el sexo puede oler a chipirón crudo, pero el chipirón puede oler a chipirón crudo y también a chipirón frito.

Tiempo

El coito estándar tiene una duración de siete u ocho minutos más once o trece de preliminares. En ese tiempo te puedes comer diez platos de chipirones, sin mencionar que los chipirones a menudo forman parte de los preliminares.

Precio

Por lo general, el sexo es completamente gratis, mientras que los chipirones siempre tienen un precio. Nadie regala chipirones, pregúntate por qué.

Placer

Siendo muy placentero llegar al orgasmo, no se puede comparar con el momento en el que llega una bandeja llena de chipirones a la mesa.

Conclusión

Desgraciadamente, por mucho que se intente, debido a nuestro tamaño y morfología, mezclar los dos conceptos resulta completamente imposible, así que hay que decantarse por uno. Después de varios días tratando de llegar a una conclusión, lo único que puedo decir es que ahora, por mucho que me masturbe, sigo teniendo ganas de chipirones.