Vox no dará su apoyo a un gobierno de PP y Ciudadanos en Andalucía si no eliminan todas las medidas incluidas en la ley de prevención y protección integral contra la violencia de género, al considerar que son ayudas que benefician exclusivamente a “feministas podemitas radicales”.

La formación asegura que las mujeres maltratadas son dictadoras de género amparadas y financiadas por subvenciones millonarias, y propone que el Estado ayude solamente a las víctimas de la violencia no ideologizadas y que no fomenten “el feminismo supremacista y las imposiciones ideológicas de la izquierda”, es decir, a los hombres.

Acabar con el apoyo institucional “al lobby de las mujeres maltratadas” es fundamental para que se produzca el apoyo de Vox en el Parlamento andaluz, e indispensable para que el pacto entre PP y Ciudadanos fructifique y se concrete un gobierno de coalición.

El líder de Vox en Andalucía, Francisco Serrano, ha advertido a PP y Ciudadanos de que “esta condición es incluso más importante que lo de los moros”.