Uno de los empleados de la casa de mudanzas es demasiado orgulloso como para hacer dos viajes

“PUEDO, PUEDO, PONME EL DIVÁN EN EL BOLSILLO Y DEJO EL PISO VACÍO”, HA DICHO CON TODOS LOS MUEBLES DEL DOMICILIO ENCIMA