Lola Gómez, guionista de cine y televisión, se ha entregado hoy a las autoridades por el supuesto robo de la estatuilla de los Premios Goya correspondiente a la categoría de mejor guión, custodiada en el taller donde se elaboran los galardones hasta la celebración de la denominada gran noche del cine español, que tendrá lugar el próximo dos de febrero en Sevilla.

Gómez pensó en distraer al guardia de seguridad y colarse por la ventana del taller, cuando recordó que es invisible, así que cambió de táctica: “Simplemente entré por la puerta y la cogí”, explicó después.

Posteriormente, Gómez se hizo un selfi con el Goya y tuiteó el texto “¿Soy Lola Gómez y he ganado un Goya? Soy Lola Gómez y he ganado un Goya”, pero al no tener seguidores de la industria del cine su orgulloso pronunciamiento obtuvo únicamente un “Me gusta” de un bot asociado al Twitter del PP andaluz.

Han sido sus padres -a quienes la supuesta ladrona mostró el Goya al grito de “¿Lo veis? ¿Lo veis?”- los que la han conducido a la comisaría, aún sin entender muy bien a qué se dedica su hija, que “se pasa el día en pijama viendo Netflix”. Aunque en un primer momento los agentes han asegurado confusos que “aquí no hay nadie”, Lola ha acabado afirmando que “en realidad soy directora de cine” y acto seguido los efectivos de la policía, entusiasmados al conocer a “una famosa”, la han identificado y la han puesto a disposición de la autoridad judicial.