Desde la publicación del hallazgo del arte rupestre, en 1880, la historia de la cueva de Altamira ha contado con numerosos descubrimientos a lo largo de la historia. El último, y quizás más llamativo para la arqueología, es el que certifica que hace 10.000 años los hombres ya tenían cuenta de Hotmail.

La arqueóloga y directora del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira ha destacado que el arte que alberga esta gruta constituye una de las muestras “más completas” del paleolítico en símbolos, animales y direcciones de correo electrónico. Esta investigación confirma por lo tanto que, en el grupo, convivían todo tipo de perfiles sociológicos, y mientras unos hombres salían a cazar y a recolectar, otros se quedaban todo el día en la cueva mandando emails en pijama, “muy parecido a cómo funciona en la actualidad”, comenta la arqueóloga.

Sin embargo, en el trabajo realizado en este santuario de arte rupestre, no se han encontrado rastros de posibles arrobas, así que los expertos señalan que probablemente se utilizaran figuras de animales para completar las direcciones de correo, como parecen sugerir las frases grabadas con pigmentos minerales ocres en las que puede leerse: “rafa mamut Hotmail.com” o “anit_a99 bisonte Hotmail.com”.

Los expertos siguen trabajando en una nueva excavación que podría encontrar restos de Messenger, MySpace o Internet Explorer y que tendrían incluso más de 10.000 años. También se intenta confirmar si el Homo Erectus buscaba el fuego en Google.