- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Una embarazada invierte 2000 euros en un televisor sin saber que pasará diez años viendo exclusivamente Clan TV

HA COMPRADO UN EQUIPO DE SONIDO DE ALTA FIDELIDAD QUE SERVIRÁ PARA ESCUCHAR LA DISCOGRAFÍA ENTERA DE CANTAJUEGOS

-

Juana Llovet, de Barcelona, ha querido aprovechar sus últimos meses de embarazo para darse un capricho: un televisor de última generación que cuesta más de 2000 euros. «Será probablemente el último regalo que me haga a mí misma antes de que todo se centre en el bebé», comenta, sin saber que empleará el televisor de forma exclusiva para sintonizar el canal infantil Clan TV, que monopolizará la oferta de contenido audiovisual de la casa durante al menos diez años.

Llovet, que se define como «una soltera caprichosa amante de la tecnología y el lujo», acompañará la adquisición del televisor de un nuevo equipo de sonido de un coste aún más elevado: «Amplificador Primare con Wifi integrado, marca sueca, precioso, altavoces Boston y un tocadiscos Pro-Ject con el que pienso estrenar un vinilo de Art Blakey ‘First pressing’ que conseguí en una subasta, una verdadera rareza», asegura ilusionada, ignorando que el vinilo en cuestión será utilizado como tapete para que el niño dibuje encima con sus rotuladores. El equipo de audio servirá asimismo para disfrutar de toda la discografía de Cantajuegos en alta fidelidad.

«No os he hablado de la neverita para los vinos», añade la embarazada. «Ahora porque no puedo, pero después del parto esta nevera que me acabo de comprar conservará a la temperatura adecuada las mejores botellas de la lista Parker», explica sin saber que el aparato será finalmente aprovechado para refrigerar los potitos que no quepan en la nevera normal, una Liebherr de casi tres mil euros con estética integrada con la cocina y cuya puerta se llenará de calendarios con el menú del niño y dibujos hechos en hojas de tamaño A4 arrugadas y manchadas de papilla y babas.

«Cuando me llegue todo esto, lo celebraré montando una fiesta con mis colegas del curro, aunque esté a punto de explotar», concluye la mujer, que será despedida del trabajo a los pocos días de terminar su baja por maternidad.