Debido a su imponente masa de dimensiones cósmicas, José Tesco, un salmantino de 38 años, ha intentado pesarse esta mañana y le ha resultado imposible porque la báscula se ha levantado del suelo, ignorando la gravedad terrestre, y ha empezado a orbitar alrededor de su torso, según él mismo ha informado.

“No me la puedo quitar de encima y diría que cada minuto que pasa se me va acercando más”, ha explicado Tesco a la prensa.

“La báscula marca cero, así que supongo que algo he debido de adelgazar”, explica el salmantino, que ahora considera que el concepto de “kilo” terrestre ya no es aplicable a su persona.

A última hora, y tras acudir a su visita semanal con su dietista, José ha pedido ayuda para quitarse de encima a todo el equipo médico, que ha empezado a orbitar a su alrededor recordándole que debe hacer más ejercicio.