- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Un niño de seis años critica que se le castigue por algo que hizo a los cinco años

"NO ERA MÁS QUE UN NIÑO, POR EL AMOR DE DIOS", ARGUMENTA

-

«Si vamos a recuperar trapos sucios del pasado, aquí no se salva nadie», argumenta Antonio Fandiño, que cumplió seis años el pasado día 7 de enero y lamenta que se le haya castigado por «un error de cuando era niño», es decir, una travesura cometida el 4 de enero. «Si no era más que un crío de cinco años, qué sabía yo de la vida, del bien y del mal», se queja en voz alta desde la habitación en la que permanece confinado desde hace veinte minutos.

Fandiño tilda a sus padres de «ofendiditos que rebuscan en el historial de la gente a la caza de comentarios o descuidos que puedan arruinar su carrera». El «descuido» que han denunciado sus progenitores consiste en haber echado azúcar al depósito de gasolina del coche familiar. «Cosas de niños, yo ya ni me acordaba, como es natural», insiste el niño.

«En estos casos se produce siempre un efecto de linchamiento colectivo», argumenta el menor, que teme ahora que su cargo de delegado de la clase peligre «porque se ha abierto la veda y yo no puedo responder por cosas que hice cuando apenas tenía uso de razón», comenta refiriéndose a las bromas pesadas que perpetró justo antes de que se iniciaran las vacaciones de Navidad.

«Además, el gremio calla por miedo, porque si te defienden saben que igual ellos van a ser los siguientes», añade Fandiño aludiendo a su hermana de tres meses de edad.