Como ningún segundo de su vida se ha quedado sin ser grabado y la mayoría de ellos han sido registrados por diferentes personas, un bebé de Barcelona con solo dos meses de vida ya dispone de tres años de metraje de vídeo. “Para ver todas las fotos que se le han sacado se necesitarían 157 días”, confirman desde su núcleo familiar.

El vídeo de su nacimiento, de 20 horas de duración, fue grabado con un despliegue similar al de un partido de fútbol. “La primera vez que le agarró el dedo a su padre fue inmortalizado por más de diez cámaras diferentes”, explica su madre. “Está bien porque así podemos ver cada momento de su vida desde un punto de vista diferente”, celebra.

Además de los móviles y tabletas que siguen cada uno de sus movimientos, el bebé de dos meses también es monitorizado por un dron, para tener una perspectiva aérea de su vida. “Si deslizas el dedo en la línea temporal del vídeo, puedes ver en un segundo cómo bebe la leche materna y cómo la vomita luego, todo a vista de pájaro”, asegura el padre maravillado.

Esta mañana, la criatura ha dicho ya lo que parecía su primera palabra. “Tenemos que revisar el vídeo, en principio se ha grabado con el micrófono que llevaba en el babero, pero parece que ha dicho ‘Corten'”, confirma la madre.