El expresidente del Fútbol Club Barcelona, Sandro Rosell, actualmente en prisión sin fianza como parte de una investigación de lavado de dinero, ha recordado que si fuera necesario él podría conseguirle un pie nuevo a Neymar.

“Mi compromiso con el deporte es total y aunque esté en prisión puedo conseguirle a Neymar un pie derecho nuevo para que no se tenga que operar el suyo”, dice Rosell en una carta que ha enviado a la prensa desde la cárcel.

“¿Un pie? Yo consigo un pie fácilmente. No es problema”, ha prometido Rosell, que no entiende por qué habría de estar Neymar diez semanas de baja “existiendo la posibilidad de conseguir pies nuevos de mano de alguien con experiencia en el deporte de élite y los trasplantes”.

“Solo hay que pedirlo”, ha insistido Rosell, que no ha especificado el origen del supuesto pie que podría conseguirle a Neymar aunque asegura que sería “de primerísima calidad”.

“Todo legal, sin cosas raras”, ha asegurado. Dice que, si el Paris Saint Germain, el actual equipo de Neymar, está interesado en un pie, el precio es de 59 millones de euros, casualmente la misma cantidad que ha establecido la Fiscalía como multa para el exdirectivo.