El concursante de Operación Triunfo Miki representará a España en Eurovisión con la canción “La venda” después de haber sido elegido en la gala de ayer. Una gala que el artista confundió con la propia final de Eurovisión. El error explica que Miki agradeciera ayer “a todos los países que nos han votado” su triunfo por encima del resto de los candidatos. El cantante confesó incluso estar ya harto de la canción, que esperaba no tener que interpretar nunca más.

“Ha sido un trayecto duro y largo pero ha merecido la pena. Ahora, a descansar y luego a seguir mi propio camino más allá de Eurovisión”, explicaba el joven catalán ante la estupefacción de los periodistas y de los responsables de Operación Triunfo. “Bueno, no olvidemos que nos lo jugamos todo en Tel Aviv el 18 de mayo”, recordó el presentador Roberto Leal, contrariando a Miki, que preguntó si Tel Aviv no era “donde estamos ahora”.

Una vez comprendió el error que estaba cometiendo, Miki se encerró en el camerino visiblemente abatido. “Está agotado y ahora tiene que asumir que este viaje acaba de comenzar”, aclaraban comprensivos desde la organización. “Se le ha caído la venda y ahora está viendo la realidad con sus propios ojos, y se le hace una montaña”, añadían.

La de Miki no fue la única confusión de la noche. Otra candidata, María, entró en cólera cuando supo que la gala de ayer tenía como objetivo llevar al ganador a Eurovisión. “Pues suerte que no gané porque si me toca ir allí a hacer el ridículo delante de toda Europa me cago en su puta madre”, reconocía aliviada y al mismo tiempo sintiéndose “engañada, porque menuda trampa”.