Un bote de lubricante genital que hace un tiempo formó parte de todo tipo de prácticas sexuales entre Marisa Gutiérrez y José Sempé fue usado con éxito en una puerta que hacía ruido, según ha informado la pareja esta misma mañana. “Así, ahora está empapadita y funciona a las mil maravillas. Oh, así da gusto. Qué bien, qué bien”, dijo José tras untar de lubricante las bisagras usando sus dedos.

“Fíjate, ya no hace nada de ruido, va finísima”, añadió.

La pareja ha confirmado que, al menos hasta que nació el bebé, usaban un montón el bote de lubricante, que ahora vive una doble vida en la caja de herramientas.

Debido a que ahora la puerta se abre con demasiada facilidad, Gutiérrez y Sempé han empezado a usar como tope de puerta un pene de plástico con ventosa que ellos ya no utilizan.